Wednesday, January 21, 2009

El Pearl Harbor económico.

Buffett Says the U.S. Is in Midst of an 'Economic Pearl Harbor'

By Frank Connelly

Jan. 19 (Bloomberg) -- The U.S. is facing an "economic Pearl Harbor" that has spread fear throughout the country, billionaire investor Warren Buffett told Tom Brokaw in an interview broadcast yesterday on Dateline NBC.

"We have a negative feedback cycle going on right now," Buffett said, according to a transcript of the interview on CNBC's Web site. "We have fear which leads to people not wanting to spend, and not wanting to make investments. And that leads to more fear."

Buffett, the chairman of Berkshire Hathaway Inc., said Barack Obama is "the absolute right commander in chief" to guide the country through the financial crisis. Obama, 47, will be sworn in as the 44th U.S. president tomorrow in Washington.

He can "convey to the American people what needs to be done, not to expect miracles, that it's going to take time," Buffett, 78, said in the interview.

Buffett declined to predict how long the economy will remain under duress, except to say that he doesn't expect a recovery to take five years. He contrasted the current economic crisis with the period "three or four years ago," when "everybody lent you more and more on a house that kept going up, and you could keep spending money you didn't have."

Buffett said the economic slump is the worst since World War II, though not as severe as the Great Depression. He said "it's never paid to bet against America," and that the country would come through the crisis. "But it's not always a smooth ride."

Bloomberg News

http://www.bloomberg.com/apps/news?pid=conewsstory&refer=conews&tkr=BRK%2FA%3AUS&sid=a3lI4cKxPngg

_____________________________________________

Opinión de Santiago Hernández G.

Destacan dos factores claves en el análisis que Warren Buffett -el inversionista más exitoso de todos los tiempos- hace sobre lo que está sucediendo en Estados Unidos y en el mundo: miedo y Barack Obama.

El miedo, en la dinámica de los mercados, es un elemento intrínsecamente ligado al desempeño del sistema financiero. Cuando los inversionistas y las propias instituciones que conforman el sistema, elevan sus niveles de temor ó desconfianza, el flujo de capitales se paraliza abruptamente y agudiza los efectos de las "crisis" y coyunturas económico-financieras.

Por otro lado, si la confianza se eleva, los inversionistas recurren a los vehículos de inversión que existen y a los que tienen acceso gracias a su capital. Como consecuencia natural de tal confianza, los niveles de liquidez en el sistema alcanzan sus proporciones óptimas y los capitales fluyen de un mercado a otro con mayor rapidez; incentivando el consumo, la inversión y por tanto el crecimiento económico.

Hoy la confianza se ha traducido en miedo, y el miedo ha alcanzado niveles tan altos que el comportamiento de los mercados se ha vuelto impredecible y desprovisto de toda lógica, empujando a los inversionistas fuera del sistema a través del retiro de sus capitales. En otras palabras, el miedo ha obligado a los inversionistas a recurrir al instrumento más seguro: el efectivo.

Se trata de una especie de "paradoja del ahorro" que debiéramos llamar "paradoja del miedo". Los inversionistas, temerosos y escépticos, retiran su dinero del sistema y lo convierten en efectivo (ó bonos de deuda gubernamental en el mejor de los casos) porque consideran que así podrán preservar su patrimonio en espera de tiempos mejores, y asumiendo que las "crisis" son temporales. No obstante, el retiro de capitales no hace más que potenciar el miedo en el mercado, llevando a las acciones y valores a precios ridículamente bajos y tornando aún más compleja la posibilidad de sortear los momentos difíciles. Los síntomas se agudizan y los efectos alcanzan proporciones surrealistas. Luego entonces lo que parecía ser una solución prudente no es más que una espiral descendente y sin salida.

El miedo potencializa los efectos negativos de aquello que atemoriza a los inversionistas. La confianza, por otro lado, siempre habrá de vencer al miedo.

Barack Obama, el otro factor al que Buffett hace referencia, significa para muchos inversionistas la llegada de una nueva administración y un nuevo liderazgo, que habrá de operar los cambios necesarios para que el sistema se mantenga vigente y operando en beneficio de las economías.

Sin embargo, debemos ser realistas pues las expectativas puestas en el nuevo Presidente han alcanzado niveles peligrosamente altos, por lo que los tropiezos o fallos serán percibidos con mayor sensibilidad y temor, lo que terminará por arrojar al mercado a niveles por debajo de los actuales.

Obama tiene el capital político para dirigir y re-estructurar el sistema financiero americano, pero se necesita tiempo para que los cambios y el plan de rescate rindan sus frutos. Creer en soluciones mágicas y cortoplacistas como la inyección de capital a los bancos ó la compra de activos tóxicos por parte del gobierno, es un error craso. Las soluciones rápidas son fugaces, se necesita atender de fondo las ineficiencias del mercado y entonces sí, aspirar a soluciones permanentes.

Es necesario devolver la figura de Obama a sus proporciones reales. Él tiene el poder para impulsar los cambios necesarios, pero como bien dice Buffett "no debemos esperar milagros".

1 comment:

erik said...

Si esta grave la situacion y por aca nos esta pegando bastante fuerte por causa de ellos pero pienso que obama tiene buen plan de rescate la cosa es los va a rescatar a ellos no a todo el mundo por aqui tambien tendriamos que estar trabajando fuerte para levantarnos